Menu
Viajes

10 lugares a ver en Cataluña este verano

Lo más conocido de Cataluña es su capital, Barcelona. Pero el encanto de la región se extiende mucho más lejos de la ciudad, toda la Costa Brava, los Pirineos y los pueblos hermosos del interior de la comunidad. Si quieres evitar las masas y el bullicio de las zonas urbanas este verano, aquí te dejamos una lista de las joyas catalanes menos conocidas, que merecen mucho la pena. 

Toma el camino menos transitado a través de Cataluña

1. Camino Montserrat

Montserrat es la montaña que destaca en el corazón de Cataluña, su nombre literalmente significa “el monte serrado”, y sus picos principales son Sant Jeroni, Montgros y Miranda de les Agulles. Ofrece varias rutas de senderismo que atraen viajeros de todos los rincones del país y del mundo. Las formas singulares e impresionantes de sus rocas invitan a los más aventureros a descubrir su magia y secretos. Montserrat se alza 1.236 metros por encima del río Llobregat, y escondido en las alturas de la sierra está el Monasterio de Montserrat, del siglo XII. Hoy en día todavía  residen un centenar de monjes benedictinos allí, y su imponente estructura entre los montes es algo verdaderamente majestuoso de contemplar. 

Si te apetecería recorrer el camino Montserrat – Sant Jeroni para ver con tus propios ojos el monasterio benedictino, echa un vistazo al itinerario de 2 días de @Irlandapuente. Descubre Montserrat, Igualada y Sant Martí de Tous de la mejor manera, con los consejos de Irlanda y toda la información que puedas necesitar. 

2. Rupit

Situado en El Collsacabra, el pueblo de Rupit es de origen medieval y ofrece vistas panorámicas de Guilleries, El Montseny, y los acantilados de los vecinos Tavertet, Avenc y Far. Se encuentra entre paisajes boscosos que puedes atravesar por una sinuosa carretera. Los principales puntos de interés son su puente colgante, sus iglesias románicas, y por supuesto el Salto de Sallent, la cascada más alta de Cataluña. Al norte, los cortijos de piedra dispersos por el pueblo de Pruit evocan una época rica pasada.  

3. Monasterio de Sant Pere de Casserres

En uno de los meandros del río Ter encontrarás una vista singular y espectacular: el monasterio de Sant Pere de Casserres. Este templo benedictino del pueblo de Les Masies de Roda fue construido en el siglo XI y declarado Bien de Interés Cultural en 1931. Situado en una península rodeada por el río Ter, este monasterio aislado transmite un sentimiento de paz y reverencia. Un spot ideal para desconectar y contemplar tu entorno después de una ruta por la naturaleza. 

La ruta por el interior de Cataluña de @Paubalat te lleva al pueblo medieval de Rupit y los rincones de encanto del Montseny, además de hacer una parada para admirar el monasterio de Sant Pere de Casserres. Una ruta ideal para los que quieren ver un lado distinto y especial de Cataluña. 

4. Siurana

Este pueblo de cuento en Tarragona está en la cima de una roca maciza en la sierra de Prades. Fue un sitio de asedios y conquistas que dejaron leyendas en su paso. Actualmente, Siurana está lleno de encanto, con calles empedradas, los restos de la fortaleza sarracena, y la preciosa Iglesia de Santa María. Aquí puedes disfrutar de unas vistas inmejorables sobre la sierra del Montsant, y hay también el bello embalse de Siurana, un pantano de aguas limpias y tranquilas donde puedes hacer todo tipo de deportes acuáticos.

Siurana – @dimexdonde

Puedes encontrar en la app el itinerario de 2 días de @dimexdonde, que te enseña todos los rincones de encanto de Siurana y unos de los spots menos conocidos de Barcelona. 

5. Calella de Palafrugell

Uno de los pueblos más pintorescos de la Costa Brava y Cataluña en general, Calella de Palafrugell es un pueblo costero que tiene su origen en  los pescadores de Palafrugell que se instalaron en la costa para protegerla de los piratas que llegaban en el siglo XVIII. Su simetría, casas blancas y bonitas calas lo hacen una imagen de postal, es un destino popular para turistas que quieren pasear por el paseo marítimo, su Jardín Botánico o el Camino de Ronda que recorre el largo de la costa.   

6. Peratallada

El nombre Peratallada viene de ´’piedra tallada’, y es fácil entender por qué. El pueblo preserva su antiguo aspecto feudal, con callejuelas estrechas y numerosos arcos y pasajes que rodean el Castillo.  El pueblo fortificado se eleva sobre una enorme base rocosa de arenisca natural, cortada artificialmente para darle verticalidad. Las primeras referencias históricas de Peratallada relacionadas con su castillo palacio se remontan al año 1065, pero algunas estructuras parecen mostrar que este pueblo ya tenía una fortaleza aún más antigua, y unos restos arqueológicos encontrados han demostrado que sus orígenes vienen al menos de la época de los romanos.

7. Begur

Este spot histórico en la Costa Brava tiene varios hitos que representan unos puntos claves de su historia, y con gran auge en la época medieval. Destacan el pequeño asentamiento románico de Esclanyà, el castillo encima de la colina, y las torres de vigilancia que todavía se conservan en su centro histórico. La mayoría de los turistas que visitan el pueblo de Begur lo hacen por sus 8 playas y calas con aguas cristalinas y gran belleza natural. Las más populares son Sa Tuna y Aiguafreda, que ofrecen el fondo perfecto para tus fotos de Instagram. Estas calas se enlazan entre sí gracias a los maravillosos caminos de ronda. 

Para seguir una ruta por esos pueblos mágicos de Cataluña, mira el itinerario de @thebarcelonadiaries y descubre algunos de los secretos mejor guardados de la Costa Brava.

8. Pals

Pals tiene un casco gótico que ha sido restaurado cuidadosamente para no perder su  esplendor. Fue preservado de manera tan cuidadosa gracias a un médico local que encabezó la restauración del pueblo después de un largo tiempo de negligencias. Fue declarado un Sitio de Interés Histórico en 1973, y se puede observar la bonita y armoniosa mezcla de estilos románicos, góticos y barrocos a través del casco histórico, El Pedró. Los arrozales caracterizan la zona también, dejando su huella en el antiguo paisaje pantanoso.

@Pattsans te muestra aún más de los rincones con más encanto de Cataluña en su itinerario de 2 días en la Costa Brava. No tienes que buscar más para pasar un fin de semana Catalan inolvidable. 

9. Guimerà

La provincia de Lleida a menudo pasa desapercibida. Sin embargo, aquí se encuentra un pequeño pueblo con encanto que nos trasladará literalmente a la Edad Media. Guimerà está encaramado en una montaña, donde puedes visitar las ruinas del Castillo de Guimerà del siglo XII.  Ofrece unas excelentes vistas del Valle del Corb, o también puedes pasear por sus sinuosas calles medievales y ver la Iglesia gótica de Santa María o la capilla de Sant Esteve.

10. Tossa de Mar

No es posible dejar fuera de nuestra lista Tossa de mar, uno de los pueblos más bonitos de Cataluña. Su recinto medieval amurallado es una construcción única en la costa de Cataluña, y fue declarado Monumento histórico-artístico en 1931. La tradición marinera se puede ver a dia de hoy en el antiguo barrio de pescadores de Sa Roqueta y en toda su gastronomía. Tan precioso es Tossa de Mar que lo usaron en 1951 como escenario de la película de Ava Gardner ‘Pandora y el holandés errante’. 

No Comments

    Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: